shogun

Un cuento zen

 

Un general retirado estaba en casa admirando cierta antigüedad a la que tenía mucho aprecio: una pequeña taza de té muy muy hermosa. De súbito ésta se le resbaló de las manos, y aunque consiguió cogerla antes de que se estrellara contra el suelo, experimentó un terror intenso y su corazón latió desbocado.

“He conducido a miles de hombres a la batalla y nunca he estado asustado de enfrentarme a la muerte. ¿Porqué estaba hoy tan asustado por esta pequeña taza?”, pensó.

Finalmente el general se dió cuenta de que era la distinción que había en su mente, ante las situaciones y sus consecuencias, lo que le hacía estar asustado. Al verlo claramente abrió sus manos dejando que la taza cayera y se rompiera.

 

¿Cuánto miedo experimentamos en nuestras vidas por causas que imaginamos o cuyas consecuencias reales no son tan fatales como nos empeñamos en creer? ¿Cuánto miedo añadimos innecesariamente haciendo las situaciones más difíciles de lo que son?

TARTAMUDEZ

Los psicólogos pueden tratar la tartamudez, ya que este problema no consiste en que las personas no sepan pronunciar (en tal caso sería un problema en la articulación -dislalia-, campo de logopedas), sino que cuando están tensos o nerviosos alteran su fluidez (disfemia).

La tartamudez en niños puede tratarse exitosamente. Si no se soluciona a tiempo pasa a ser una condición crónica. El adulto tartamudo siempre lo será, aunque puede aprender estrategias para hablar de forma fluida.

La tartamudez está muy vinculada a la ansiedad social. Tener miedo a hacer el ridículo o a que la gente se burle aumenta la presión psicológica haciendo que se tartamudee más. Es por ello que las personas que padecen estos problemas utilizan “trucos” que aparentemente les ayudan a esquivar las situaciones difíciles, pero que en realidad mantienen y a veces agravan los problemas: evitar a la gente, evitar hablar, evitar decir las palabras que les resultan complicadas, tensar el diafragma para que salga esa sílaba complicada…

¿Se siente identificado con estas situaciones? Consúltenos.

PROBLEMAS DE ERECCIÓN

Qué es y cómo se produce una erección:

Una erección consiste en un aumento del flujo de sangre al tejido esponjoso del pene. Esto se produce como respuesta a una estimulación previa suficiente y excitante (ver, tocar, fantasear…).

Es una respuesta fisiológica refleja, y por lo tanto no voluntaria. Pero esto no significa que no se pueda influir (facilitar ¡o dificultar!) su aparición. Por ejemplo, no podemos controlar el sudor a voluntad, pero podemos hacer cosas para sudar: correr, subir la calefacción, ponernos 7 abrigos de lana…

Las respuestas fisiológicas están controladas por el sistema nervioso autónomo o visceral, que se divide en dos:

Depre

DEPRESIÓN

 

La depresión no sólo consiste en sentirse triste; tiene formas muy diversas de manifestarse. ¿Ha observado algunos de estos síntomas en usted o en alguna persona cercana a usted?

  • Pérdida de interés en las cosas
  • Pérdida de satisfacción o agrado
  • Dificultad para experimentar y expresar emociones
  • Problemas de memoria y concentración
  • Percibir los problemas como abrumadores
  • Fatiga
  • Indecisión
  • Irritabilidad
  • Alteración de la libido, el sueño, y el apetito
  • Sentimientos de culpa, desesperanza, vergüenza
  • Autocrítica
  • Pasividad y evitación de tareas o dificultades
  • Pensamiento radical y o extremo
  • Ideas de suicidio o muerte

Si es así, es posible que esté deprimido. El curso de una depresión tiende a agravarse, mermando mucho la calidad de vida de quien la sufre y de los que le rodean. Por eso es importante dedicarle tiempo.

¿Son efectivos los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar?

 

No, no lo son.

Es otra forma distinta de fumar. Sólo eso.

Para empezar los neumólogos advierten que cualquier cosa que metamos en nuestros pulmones que no sea aire, es dañina. El vapor que generan tiene sustancias tóxicas y cancerígenas. Que aparentemente no sea tan nocivo como el tabaco, no quiere decir que sea bueno. Si usted fuma tabaco negro sin filtro y se pasa al tabaco “light” y con filtro, ¿piensa que el cambio le ha ayudado a dejar de fumar? No, usted sigue fumando. Y con frecuencia suele pasar que fuma aún más cantidad puesto que su cerebro está acostumbrado a una dosis mayor de nicotina, de humo, de “hacer descansos” para salir fuera y levantarse de la mesa de trabajo, de tener entre las manos un entretenimiento, o algo que le hace sentir cómodo y seguro.

Mechero

“Deje de fumar” y otros consejos absurdos

Con frecuencia la gente nos dice lo que hacer… ¡pero no nos dice cómo hacerlo!

Deje de fumar, relájese, sea más optimista, coma sano, no se agobie, haga deporte, etcétera, etcétera, son consejos a medias, ya que son poco efectivos a la hora de conseguir lo que se quiere. Son sólo una idea, un objetivo. ¿Cómo hacerlo? Eso ya es otro cantar. Además, ¿por qué debería hacer tal o cual cosa? Si encima no nos dan buenos motivos de porqué merece la pena el cambio ¿por qué cambiar?

Alguien estará pensando: “Quiero dejar de fumar, pero no tengo ni idea de qué cosas puedo hacer para conseguirlo. Además ya lo he intentado varias veces y siempre he acabado por abandonar. Y, ¿merece la pena? Oigo casos de gente que dice tener ganas de fumar décadas después de dejarlo. ¿Será verdad? Mi cuñado dice que es mejor dejarlo de golpe… ¡No sé qué hacer!”.