Tiempofuera

El Tiempo Fuera causa autismo.

Desde hace unos pocos años hay algunos psicólogos, pedagogos, y padres que vienen criticando la técnica del Tiempo Fuera. Consideran que es una mala técnica y que produce efectos negativos en los niños como minar su autoestima o ser una intervención “cruel”.

Desde nuestra opinión lo que ha sucedido con el Tiempo Fuera es lo que suele suceder con muchas técnicas de modificación de conducta: que se aplican mal. Como resultado lamentablemente los profesionales y los profesores o padres, concluyen que la técnica es mala, inútil, que simplemente no funciona o peor aún, que incluso es contraproducente. Las críticas se difunden rápido, y muchas veces se pueden leer en esas críticas en internet errores flagrantes, como que es “una técnica aversiva o de castigo”. No lo es. Ningún profesor/catedrático en Técnicas de modificación de conducta estaría de acuerdo con ésa afirmación. Y lo peor es que ésta idea equivocada se asume como cierta por la población general ya que algunos de sus críticos son psicólogos. Ha sucedido algo similar a lo que sucedió con la estupidez de que las vacunas causan autismo (tema por cierto muy bien explicado, en inglés, aquí: https://9gag.com/gag/aNAyP00?ref=ios.s.cp).

Una cosa sí es cierta: el Tiempo Fuera es difícil de aplicar adecuadamente (como muchas otras técnicas en psicología, por eso se requiere la supervisión de un experto, al igual que en la toma de medicación o la rehabilitación se requiere la de un médico que supervise). Por su aparente sencillez y el reduccionismo simplista con el que se explica la técnica (“retirar al niño de la situación”) puede parecer engañosamente fácil.

El Tiempo Fuera de Reforzamiento, o Tiempo Fuera, es una técnica de reducción de conducta (es decir, se usa para reducir/eliminar conductas inadecuadas o indeseadas) que consiste en sacar a la persona de la situación (o retirar la situación si es posible) en la que está obteniendo reforzamiento. Por ejemplo, cada vez que Fulanito de 7 años chilla a su hermano mientras están jugando a la videoconsola, se le retira 5 minutos de la situación de juego. Obviamente pasados esos minutos, Fulanito volverá a la situación en la que estaba, y por ello el Tiempo Fuera de Reforzamiento es menos eficaz que la extinción (pero el Tiempo Fuera suele, precisamente, usarse en situaciones en las que no es posible usar la extinción).

Las normas generales para la aplicación del Tiempo Fuera de Reforzamiento son:

  • Antes de aplicar el Tiempo Fuera, considerar el uso de otras técnicas de reducción de conductas (ya que como hemos explicado, no cambia el medio, de forma que al volver a él suele reaparecer la conducta indeseada. Además, en algunas contextos como el educativo, puede impedir la realización de conductas deseables -estudio, aprendizaje- si se saca al alumno de clase).
  • Identificar conductas alternativas apropiadas.
  • Identificar estímulos reforzadores (de forma general).
  • Utilizar en combinación con el refuerzo positivo de conductas alternativas. Es decir, usar la técnica de Refuerzo Diferencial de otras conductas. Muchas de las críticas de las que hablábamos al inicio abogan por sustituir el Tiempo Fuera por el refuerzo positivo, y tienen razón (más que sustituir, combinar, sería el término adecuado), pero no han descubierto la pólvora; es algo que cualquier manual de técnicas de modificación de conducta indica (pero la gente sólo se queda con que el tiempo fuera es castigar al niño metiéndole en el cuarto de las escobas como si fuera un ataúd. No lo es. El castigo -positivo o negativo- es otra técnica de intervención distinta, aunque se suelen confundir fácilmente).
  • Aplicarlo de manera contingente sólo con la conducta a eliminar/reducir.
  • Procurar que el área o situación donde se hace el Tiempo Fuera cumpla estas 3 condiciones:
  1.  Sin reforzadores o posibilidad de distracción, es decir que sea un sitio aburrido. (Si se va a un sitio igual o más reforzante, no se consigue que la persona quiera autocontrolarse después).
  2.  Sin estimulación aversiva. (Y aquí de nuevo es donde los críticos al Tiempo Fuera yerran. Una de las críticas que leímos se basaba en un vídeo en el que “se encerraba en una terraza a un niño con autismo que lloraba desconsoladamente”, en Málaga. Eso no es un Tiempo Fuera, eso es un castigo positivo.
  3.  Próxima al lugar de emisión de la conducta.
  • Duración moderada. Normalmente se usaba la regla de mantener a la persona (niño o adulto -sí también se puede usar en adultos- en Tiempo Fuera un minuto por año de edad. Aunque suele sugerirse que no sea más de 10 minutos.
  • Avisar antes de la aplicación del procedimiento. Como en cualquier técnica. Esto es fundamental. Que la persona comprenda la lógica (y esto por supuesto, es mejor hacerlo amablemente que a gritos y amenazas). Por ejemplo, Carmen acuerda con su marido lo siguiente: “Jose Luis, cada vez que viendo el partido de fútbol insultes, digas tacos, golpees la mesa, o tires el mando, para no dar mal ejemplo a nuestros hijos, yo te indicaré que te vayas a la cocina -donde ni se ve ni se oye el partido- durante 6 minutos. Si viendo el partido pasan 30 minutos sin hacer ninguna de éstas cosas, podrás tomarte un refresco de los que tanto te gustan”.
  • No prestar atención (a las quejas, por ejemplo) ni expresar disgusto o enfado mientras se acompaña a la persona a la zona de “aburrimiento”. Lo cual no implica ignorar totalmente al niño. Es más, se le deben reforzar verbalizaciones o conductas apropiadas o incluso neutras.
  • No finalizar el tiempo en la zona fuera de reforzamiento si la persona está realizando una conducta inadecuada (por ejemplo, ensuciando o desordenando la zona).
  • Si se da el punto anterior, utilizar la restitución (ver: http://www.psicologosespecialistasenpsicoterapia.es/sobrecorreccion/).
  • No aplicar el procedimiento si la persona lo está usando para salir de situaciones que no desea, como estudiar, estar en clase, o realizar un trabajo.
  • Y, quizá un punto más difícil de identificar, no usarlo si la persona manifiesta conductas autorreforzadas, ya que no se aburrirá (fantasear, cualquier tipo de autoestimulación…).

Toda la familia o participantes en ayudar a reducir esas conductas indeseadas deben conocer las normas. Si cuando se pide a un niño que vaya a Tiempo Fuera de Reforzamiento, sus hermanos se burlan de él, o los padres le gruñen diciéndole “¡Qué pesado eres!¡Ya estás otra vez! Me tienes harto”, es probable que tengan más peso esas cosas desagradables que el tener que dejar de jugar o ver la tele durante unos pocos minutos.

Los críticos a ésta técnica se escudan en esa mala aplicación, aversiva, amenazante, y hostil. Incluso hasta límites poco verosímiles, afirmando que los niños pueden sentirse menos queridos. En algún post de internet afirman que el objetivo de la técnica es “aislar de atención y por lo tanto de cariño”. Error. Se puede hacer con todo el cariño del mundo. No pasa nada por que el niño se aburra. Al contrario, es parte del proceso de madurar, aprender a tolerar la frustración, y comprender que existen las consecuencias. No pasa nada porque el niño vea que no puede hacer lo que se le antoje y cuando se le antoje. No son de cristal ni se traumatizan por que se le diga que “No” a algo, siempre y cuando se haga con cariño, y se haga bien, como se indica en los puntos arriba. “Fulanito: eres genial, estupendo y maravilloso; pero golpear a tu hermana cada vez que te adelanta en el parchís está muy mal hecho”. Observemos que se critica la conducta, no al niño.

Es importante considerar el Tiempo Fuera como una técnica puente para desarrollar conductas alternativas o modificar el ambiente de forma permanente (como quitar la televisión o el ordenador del cuarto de estudio).

Para finalizar, algunos ejemplos que pueden orientar a quien lea esto a tenerlo aún más claro:

Conductas a reducir

Estrategias de Tiempo Fuera

Tirar bolas de papel en clase que provocan la risa de los compañeros. Poner su pupitre al lado del profesor y mirando hacia delante, de espaldas a sus compañeros.Sacarle de clase y tenerle en la puerta. (Atención: insistimos en leer más arriba por qué esto no es tan deseable. Combinar además con instruir y reforzar a los demás alumnos con no reforzar éste comportamiento).
Tardanza en realizar los trabajos de clase. Establecer un momento límite para recogerlos, después del cual ya no tendrá calificación.
Morderse las uñas mientras ve la televisión. Apagar la tele cinco minutos cada vez que se muerde las uñas.

 

Ventajas del Tiempo Fuera

Desventajas del Tiempo fuera

-Reducción efectiva de la conducta.-Puede usarse incluso sin conocer exactamente los estímulos reforzadores.-Puede usarse sin controlar los estímulos reforzadores.-Facilita un periodo de tiempo para desarrollar conductas alternativas. -La supresión suele ser gradual y no permanente.-Supone un tiempo sin hacer nada (lo cual es poco constructivo).-Puede suprimir otras conductas que deberían aparecer en ese tiempo.Si las condiciones del medio no cambian, al retornar a él, volverá a aparecer la conducta problema.-A veces facilita la aparición de respuestas emocionales e incluso agresivas. El niño (o adulto) trata de oponerse (ya que prefiere jugar con cerillas que estar en la cocina ayudando a cargar el lavavajillas). Algo similar al estallido de extinción.

 

Todo lo aquí mencionado viene explicado en cualquier manual de técnicas de modificación de conducta (los dos que se han usado aquí se citan abajo). Nos da mucha pena leer las tergiversaciones que se hacen de ésta u otras técnicas o de la psicología en general, por el daño que causan, y, sobre todo, porque se hubieran resuelto leyendo las 3 ó 4 páginas que ocupa ésta técnica en un manual. Antes de criticar, es mejor ser críticos, e informarse de fuentes fiables, o, si se desconoce si la fuente es fiable o no, de varias fuentes que digan cosas distintas y usar el sentido común.

 

Referencias:

Labrador, F.J. (Coord.) Manual de técnicas de modificación de conducta. 2008. Pirámide.

Crespo, M., Larroy, C. Técnicas de modificación de conducta. Guía práctica y ejercicios. 1998. Dykinson.